El embarazo es una etapa muy especial en muchos aspectos. En ésta, el cuerpo de la mujer sufre diversas adaptaciones para poder compensar las variaciones en la carga y uno de estos cambios es el que sufre la columna vertebral, debido al crecimiento del feto, placenta y mamas.

Estos cambios son los causantes del tan habitual dolor lumbar en las mujeres embarazadas o como se conoce popularmente la lumbalgia o lumbago del embarazo. Éste se da por el desplazamiento al que se ve sometido el centro de gravedad durante este período.

El crecimiento del feto, placenta y mamas junto a la movilidad de las articulaciones de la pelvis y de la columna vertebral llevan a la mujer embarazada a unas adaptaciones mecánicas en la región lumbar que termina desencadenado, entre otros fenómenos, un acortamiento de la musculatura isquiosural.

Con el conocimiento de estos aspectos las futuras mamás podéis tener a vuestro alcance una sencilla estrategia para evitar el desagradable dolor de espalda que entorpece la maravillosa etapa de la gestación. Esta estrategia se basa en realizar estiramientos de esta musculatura en una posición cómoda, como la que os proponemos en el siguiente vídeo:

Este simple ejercicio te ayudara a mantener el dolor a raya aunque sin duda existen estrategias más avanzadas y efectivas como la realización de un programa individualizado de ejercicio adaptado a las necesidades de tu etapa que contemple muchos más aspectos como la conservación de la estabilidad de la región lumbopélvica para lo cual podéis contactar con un profesional. Sobre este tema hablaremos y haré algunas propuestas en otras entradas del blog.