El proceso degenerativo de la espalda es inevitable. Comienza en torno a la tercera década de la vida y ya no se detiene. Entre indivíduos y familias, únicamente existen diferencias en la velocidad a la que progresa el «desgaste». Aunque lo más llamativo y conocido por todos es la degeneración del disco intervertebral: discopatía, protrusiones, hernias discales…, la principal causa de dolor lumbar asociada a degeneración vertebral no es el disco, sino las articulaciones interapofisarias, zigapofisarias, facetas o carillas.

Las facetas son los estabilizadores de la parte posterior del «segmento vertebral», así como el disco lo es de la parte anterior. Mientras que el disco tiene un comportamiento viscoelástico y una movilidad multiaxial (flexo-extensión, flexiones laterales, rotaciones y compresión), las facetas tienen un comportamiento mecánico con movilidad de tipo deslizante muy limitada. La faceta está protegida por la cápsula articular, cuyas terminaciones nerviosas transportan información sobre posición y carga de la articulación.

Cuando las facetas degeneran, el cartílago se va deteriorando causando una alteración de la movilidad de la articulación. Otro fenómeno que modifica la posición de reposo de la faceta es la pérdida de altura del disco. Cuando el disco pierde altura, la faceta sufre un efecto de «telescopaje» hundiéndose una carilla sobre lo otra en una situación equivalente a permanecer con el cuerpo inclinado hacia atrás (se puede apreciar en el vídeo).

Todos estos mecanimos suponen una sobrecarga para la articulación. Los nervios de la cápsula articular detectan y transmiten esta situación de sobrecarga, manifestándose en forma de dolor: el dolor de origen facetar o Síndrome Facetario.

Características del dolor de origen facetar

Típicamente, el dolor de una articulación sigue un patrón mecánico, es decir, guarda clara relación con el movimiento asociado a ella. En el caso de las facetas lumbares, será el movimiento de la cintura el que despierte el dolor, mejorando éste con el reposo.

Pero es particularmente típica del síndrome facetar, la mejoría del dolor cuando mantenemos actividad moderada. Es decir, la secuencia del síndrome es:

  • Ausencia de dolor en reposo completo
  • Aparición del dolor al iniciar el movimiento después de un reposo prolongado, por ejemplo, al levantarse por la mañana después del sueño. Los pacientes se sienten rígidos, les cuesta enderezarse por el dolor e incluso, en los casos más floridos, necesitan sujetarse a las paredes o las estanterías para hacerlo
  • Mejoría o desaparición del dolor poco depués de continuar con la actividad

Tratamiento

La primera medida para intentar mejorar el dolor debe ser el cambio frecuente de actividad, evitando permanecer excesivo tiempo en reposo o en las mismas posturas. Sin duda el ejercicio físico moderado es una ayuda importantísima, tanto ejercicios aeróbicos (caminar o ciclismo) como los ejercicios musculares para la espalda.

También es posible que el médico prescriba algún antiinflamatorio, especialmente a última hora del día, de manera que el efecto nocturno alivie el dolor típico del despertar.

Entre las medidas invasivas menos agresivas encontramos los bloqueos químicos y la rizolisis por radiofrecuencia, de los que hablaremos en próximos artículos. Se trata de métodos que impiden la transmisión de la información de sobrecarga por parte de los nervios de la faceta.

Finalmente, cuando el síndrome se asocia a otras alteraciones y todos los tratamientos previos han fracasado, la cirugía puede tener su papel.

En un próximo artículo hablamos sobre el ejercicio para la escoliosis idiopática.

En un próximo artículo hablamos sobre el ejercicio para la escoliosis idiopática.

Productos recomendados

lumbago-lumbalgia-sindrome-facetario

Protocolo Lumbalgia Fase I

Detalles: Precio: 0,00 € Especialista que lo ofrece: iespalda.com Este protocolo está dirigido a pacientes con lumbalgia crónica o episódica con o sin afectación de la curvatura lumbar, pero sin patología seria diagnosticada (hernias discales, estenosis, artrosis severa, etc). La fase 1 es preparatoria para la potenciación muscular posterior y debe practicarse 3 veces por semana durante […]

Un mes de terapia musculo-esquelética para dolores lumbares en video-plataforma on-line

Detalles: Precio: 29,90 € Especialista que lo ofrece: DomoPersonal ¿Sabes que muchos de los dolores de espalda se pueden eliminar o reducir con un programa de ejercicio correctivo? ¿Te falta tiempo para ir a un gimnasio o clínica? Aquí tienes la solución ideal pensada para que puedas realizar tus ejercicios desde donde tú quieras, a la hora […]