Son muchos los estudios que relacionan el dolor de espalda con la hipotonicidad (falta de tono) de los músculos de la espalda. Los estudios llevados a cabo por diversos investigadores nos demuestran que un porcentaje superior al 80% de la población ha tenido dolor de espalda en algún momento de su vida. Por ejemplo, en España es el motivo del 54,8% de las pérdidas de jornadas laborales según estudió Hueso en 1997.

Desde DomoPersonal hemos decidido ofrecer algunas recomendaciones básicas en torno a qué ejercicios pueden ayudarnos a prevenir el dolor de espalda y sus consecuencias. Como siempre que hablamos de prescripción del ejercicio en segmentos de población con alguna patología o síntoma, hemos de recordar que se ha de realizar bajo supervisión de un profesional de la salud cualificado para ello. Desde este punto de partida vamos a exponer algunos ejercicios que nos pueden ayudar a la prevención del dolor teniendo en cuenta que se trata de ejercicios para el fortalecimiento de personas sanas.

A la hora de seleccionar qué ejercicios escoger para fortalecer hemos de tener en cuenta los consejos de López Miñarro:

  1. El ejercicio debe desencadenar una actividad eléctrica de la musculatura abdominal de intensidad media-alta.
  2. Utilizar aquellos ejercicios en los que los flexores coxo-femorales estén inhibidos en la medida de lo posible.
  3. Que los valores de compresión lumbar sean bajos.

 

Esto lo podemos traducir, de forma práctica, en la exclusión de determinados ejercicios que se llevan realizando durante años y que, más que ayudarnos, nos ponen en una situación de riesgo mayor como son:

  • Incorporación del tronco
  • Elevación de piernas
  • Rotaciones del tronco con pica

Estos son algunos de los ejercicios que se ven con más frecuencia en las áreas deportivas sin personal cualificado. Los podemos cambiar, por poner algunos ejemplos, por:

  • Encorvamiento del tronco en fitball
  • Planchas
  • Abdominal Hollowing

 

 

También consideramos de vital importancia realizar ejercicios de flexibilidad como los de la musculatura isquiosural, que pertenecen a los músculos tónicos y que ante situaciones defectuosas y sobrecargas unilaterales reaccionan con un acortamiento y un aumento de la tensión que aumenta la vulnerabilidad, como demostró Trecedor en sus investigaciones sobre higiene postural.

Para ello podemos usar algunos ejercicios como el expuesto a continuación que realizado correctamente nos ayudará a prevenir futuros dolores musculo-esqueléticos por acortamiento de la musculatura isquiosural.